miércoles, 26 de septiembre de 2012

Tamara Rojo inicia su nueva aventura al frente del English National Ballet



Menos de seis meses después de su nombramiento, la bailarina española Tamara Rojo presentó el lunes su primera temporada como directora artística del English National Ballet, con la voluntad de extender el repertorio y las fronteras de la famosa compañía británica de danza.

"Mi ambición es muy sencilla, transformar el English National Ballet en la compañía de ballet más creativa y querida del país, adoptando y encargando nuevo trabajo audaz mientras mantenemos los clásicos pertinentes", declaró sin ambages la hasta este verano estrella del Royal Ballet en su presentación.

A sus 38 años y más de 20 de carrera artística, los 16 últimos en el Reino Unido, la más internacional de las bailarinas españolas decidió embarcarse en una nueva aventura fuera de los escenarios, y regresó para ello a la compañía con la que se dio a conocer en este país.

Rojo considera como una "gran responsabilidad" este nuevo cargo en una compañía con 60 años de historia, creada para llevar el ballet a un público lo más amplio posible, pero se declara decidida a hacerla "evolucionar artísticamente, incluso en la difícil coyuntura económica actual.

"Creo que ahora, más que nunca, debemos ser creativos e imaginativos", refiriéndose tanto a la programación como a la manera de recaudar fondos para el English National Ballet, enfrentado a recortes del 15% de su presupuesto.
En este contexto, Tamara Rojo está convencida de que, además de su ambición, puede aportar a la compañía una "perspectiva más internacional".

"Precisamente porque soy española y no tenía compañía en la que basarme tuve que viajar mucho y trabajar con gente muy diferente, con coreógrafos, con compañías de todo el mundo, y eso me ha dado una gran perspectiva de lo que es el mundo de la danza", señaló posteriormente a la AFP.

Esta experiencia es la que le ha hecho rodearse de un equipo internacional, que incluye a la exbailarina cubana Loipa Araujo como su subdirectora artística, al español José Martín, formado como ella en la compañía madrileña de Victor Ullate como principal repetidor (enlace entre coreógrafos y bailarines) y a la china Hua Fang Zang como maestra principal.

Dos jóvenes formados en el prestigioso Ballet Nacional de Cuba, José Antonio Becerra y Marizé Fumero, se incorporarán a la compañía, que cuenta con unos 65 bailarines, entre ellos su ascendente compatriota Yonah Acosta.

Debido a su nombramiento tardío en sustitución de Wayne Eagling, Tamara Rojo solo pudo participar en la programación de la segunda parte de la temporada, pues la primera estaba ya anunciada. "Es a partir de enero donde se ve más mi iniciativa. Pero, obviamente en los años venideros, tendré muchísimo más tiempo de preparación para llamar a más creadores", explicó Tamara Rojo, que quiere ir más allá de los clásicos.

Así, junto a los siempre populares "La Bella Durmiente", "El cascanueces" o "El lago de los cisnes", Rojo ha elegido para la primavera de 2013 dos programas mixtos, incluido un homenaje al mítico bailarín Rudolf Nureyev, coincidiendo con el 75 aniversario de su nacimiento y el 20 de su muerte.
El otro, titulado "Éxtasis y Muerte", que se presentará en abril en el London Coliseum, incluye tres ballets del siglo XX muy diferentes, "Petite Mort" de Jiri Kylian que el English National Ballet interpretará por primera vez, "Le jeune homme et la mort" de Roland Petit y el homenaje de Harald Lander al ballet clásico "Etudes".

Para concentrarse al 100% en su nuevo trabajo, Tamara Rojo no aceptó este año apariciones estelares en ninguna otra compañía, pero eso no quiere decir que no vaya a bailar con el English National Ballet.
"Voy a bailar bastante", dijo. "Pero yo ya he bailado mucho, he bailado 20 años, así que voy a hacer lo que me apetezca y lo que me guste. Esa hambre por bailar ya está satisfecha, ahora tengo hambre de otras cosas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada